lunes, 20 de febrero de 2012

Eiger 1.- La travesía Hinterstoisser


Anderl Hinterstoisser (dcha) junto a su amigo Toni Kutz

La conquista de algunas montañas supone en algunos casos, superar una serie de dificultades determinadas, unos pasos técnicos, que en ocasiones se consiguieron por primera vez con altas dosis de audacia y grandes sacrificios. Es el caso del Muro Kinshofer del NangaParbat, o del de Seigneur del Makalu, del Escalón Hillary del Everest, o más cercanos a nosotros: del Paso de Mahoma del Aneto o el del Gato en La Munia.

Pero ahora nos vamos a los Alpes, a la montaña más conocida e impresionante: el Eiger y su espectacular cara norte. Para su conquista fue preciso vencer un paso clave, el que se conoce como la Travesía Hinterstoisser, una amplia losa vertical de roca prácticamente lisa. Actualmente está graduada en Vº A0, lo que en escalada alpina y en la década de los 30, era algo que parecía prácticamente insuperable.

Las circunstancias que llevaron a su conquista, y el resultado final de quienes lo consiguieron, bien merece una entrada.

Abajo, la vía de la primera ascensión al Eiger (pinchar encima para ver ampliada)

Julio de 1.936. Coinciden en la pared 2 cordadas poderosas. Son los austríacos Edi Rainer y Willi Angerer, y los bávaros Andreas Hinterstoisser y el simpático Toni Kurz. Angerer es el mayor de los 4, a pesar de que tan solo contaba con 27 años, los 2 bávaros tenían tan solo 23. En la pared deciden aunar esfuerzos y formar equipo.
Abajo: Edi Rainer y Willy Angerer

Su progresión es vertiginosa, se les ve el primer día llegar hasta justo debajo de la “Rote Fluh”, la roca roja. Es justo allí en donde está el paso clave de la vía: una lisa y vertical losa de unos 40 metros de largo que deben atravesar. El joven, y valiente Hinterstoisser se lanza decidido, y tras varios intentos, consigue superla con gran habilidad y anclar la cuerda al otro lado. El resto de la cordada pasa sin dificultad asegurándose y empleando la cuerda como pasamanos.

Abajo: detalle de la Rote Fluh y de la aproximación al comienzo de la Travesía Hinterstoisser

En plena Travesía Hinterstoisser

Tras pasar todos, recogen la cuerda que habían tendido y continúan escalando por el “Primer Nevero”. Superan una zona más complicada denominada el “Resalte Difícil” y llegan al “Segundo Nevero”, en cuya parte superior se detienen y hacen el primer vivac. Han ascendido 800m de pared, casi la mitad, en la primera jornada. Desde las terrazas de los hoteles de Grindelwald, turistas y periodistas, provistos de prismáticos y telescopios, observan asombrados la rapidez y seguridad de la escalada en lo que parece ser el intento definitivo de vencer al Eiger.

Solo una sombra de duda enturbia la euforia de los espectadores. La pareja Angerer-Rainer parece que al final se iba retrasando. Daba la impresión de que a Angerer le había sucedido algún percance, quizá le ha golpeado una roca de las muchas que caen.

A la mañana siguiente se les ve salir decididos a las 7h. Han decidido formar una única cordada y se les ve progresar por el Segundo Nevero, aunque bastante más despacio que el día anterior.Emplean todo el día en llegar a la zona del “Vivac de la Muerte de Sedelmayr”. Y finalmente deben vivaquear una segunda noche en un lugar cercano al comienzo de “la Rampa”.

Al comienzo del tercer día se ve como Kurz y Hinterstoisser salen hacia la Rampa. Los austríacos no les siguen, al parecer Anderer está peor de lo que se suponía. A la media hora, los primeros se dan la vuelta, llegan donde el vivac, y tras largo rato, los 4 juntos inician el descenso. Atraviesan de vuelta el Segundo Nevero y comienzan a montar rápeles para alcanzar el Primer Nevero. Pero van muy lentos, empapándose en las numerosas cascadas y torrenteras de la pared, y lo que es peor, el tiempo está empeorando, el cielo se encapota de nubes y desciende bruscamente la temperatura y comienza a llover. Les cuesta horas llegar al Primer Nevero y cuando lo hacen ya se les ha echado la noche encima y deben afrontar un terrible tercer vivac, totalmente empapados.

Debilitados por la fría noche, se enfrentan al cuarto día con un terrible reto: atravesar de vuelta la Travesía Hinterstoisser. Angerer está peor, a duras penas pueden arrastrarlo con ellos. Llegan a la zona de la Travesía, pero no contaban con hacerla de vuelta, y habían retirado la cuerda. El panorama que presencian debe ser penoso: la lluvia se ha congelado sobre la pared dejándola completamente cubierta de hielo. El camino de retorno parece estar cerrado, es imposible pasar la Travesía de vuelta, incluso para Andreas Hintestroisser.

Abajo, una imagen para el recuerdo: la cordada de los aragoneses Rabadá y Navarro en la Travesía Hinterstoisser

Deben afrontar un descenso en vertical, de más de 200m, mediante rápeles volados encadenados, precisamente por la zona de mayor caída de agua, y desprendimientos de piedras, hielo y cascadas de nieve. El objetivo es superar el desplome que hay bajo el primer nevero y descender un poco más, en diagonal hasta el boquete de la pared que comunica con el túnel del ferrocarril del Jungfrau, que atraviesa la pared a esa altura.

Un vigilante del ferrocarril les oye desde el boquete del túnel de la línea del Jungfrau. Los tiene unos 150 metros por arriba, y les grita que les va a preparar un te.Una hora después, cuando vuelve a asomarse ya solo oye los gritos de Toni Kurz pidiendo socorro. Al parecer han sido alcanzados por un desprendimiento.

-Mis compañeros han muerto, solo yo sigo vivo, le dice Kurz a gritos.


Continúa en la siguente entrada:

EIGER. 2.- Ich kann nicht mehr“ (No puedo más)


Abajo: Anderl Hinterstoisser, que logro abrir el camino para alcanzar la cima del Eiger

La travesía Hinterstoisser en la actualidad, con numerosos seguros y cuerdas fijas que facilitan la progresión.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro mucho de que la "avería" se haya solucionado.
El blog es magnífico. Saludos,

Anónimo dijo...

Ya era hora!!!! Los cuatro días han sido 6 LARGOS MESES...espero que ya recuperado sigas instruyendonos con tus interantes historias :)

Anónimo dijo...

quería decir "interesantes historias"...