lunes, 29 de marzo de 2010

El espectro de Brocken

Quizá ya lo habéis presenciado alguna vez. Pero si no es así, la primera vez que uno lo ve se queda a la vez asombrado y un poco asustado. Y no es para menos, se trata de una figura antropomorfa más o menos bien definida, rodeada de un halo brillante con los colores del arco iris. Parece totalmente una aparición sobrenatural.

La primera vez que lo vi fue bajando del Gallinero, en Ordesa. Había nieblas y nubes bajas, tenía el sol detrás y mi sombra se proyectaba sobre las nieblas del valle, y allí apareció el espectro. Pude hacerle una foto que quedó bastante aceptable.


Este curioso meteoro, presenciado habitualmente por montañeros, se debe a que las pequeñas gotas de agua flotando en el aire dispersan hacia atrás la luz que les llega (backscattering), rodeando el punto antisolar de la sombra con un halo blanco o iridiscente. Para que se forme este fenómeno la niebla debe ser muy densa y estar formada por gotitas muy pequeñas. Un origen similar tienen las "Glorias", visibles como pequeños arcoíris circulares que rodean la sombra del avión en el que viajamos cuando ésta se proyecta sobre las nubes.

Es conocido desde hace tiempo. Y aunque ahora sabemos que se trata de un fenómeno meteorológico, antiguamente se consideraba que su visión era una señal de mal augurio. Desde luego no ayudó nada que fuera presenciado por Whimper y sus compañeros justo al iniciar el descenso tras conquistar por primera vez el Cervino. Entonces lo interpretaron como unas cruces funestas que les avisaban de un peligro inminente.

En aquella ocasión, ya sabemos como acabo todo: 4 de los 6 integrantes se precipitaron al vacío de la cara norte. Por suerte a mi me fue algo mejor cuando descendí del Gallinero por las clavijas de Salarons.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bonito Teo, pero no te embales que se te terminaran los temas antes de la seman santa jejeje.
un abrazo
GUILLE

Teo dijo...

Pues no hay tajo ni nada, Guille

Sergio dijo...

Cuanto vamos a aprender con este blog.
Un abrazo Teo
Sergio