viernes, 9 de marzo de 2012

En las Montañas de la Locura

Andaba yo buscando un icono para la carpeta en donde guardo los archivos de este blog, y encontré el fabuloso icono de abajo del piolet con la cuerda de cáñamo. No me digáis que no es una delicia, con su toque romántico, vamos, como anillo al dedo…
Lo bueno del caso es que proviene de una colección de iconos de un diseñador español, que firma como Joseph Corwin. La colección estaba inspirada en la novela “At the Mountains of Madness”, "En las Montañas de la Locura", que el genial HP Lovecraft escribió allá por 1.931.
¡No me lo podía creer!. Tenía la posibilidad de introducir a uno de los iconos de mi juventud en el blog, además, en referencia a una novela que me impresionó profundamente cuando la leí, hace ya muchos años.

Tenía, tiene la novela todos los ingredientes que más me podían llamar la atención: las aventuras de una expedición científica de principio de siglo a la Antártida, con referencias constantes a exploradores polares como Shackelton Scott, Amundsen, trineos tirados por perros, antiguos aeroplanos haciendo vuelos de exploración sobre las montañas… Y en toda esa atmósfera es donde se introduce el universo de Lovercraft, con la detallada descripción de sus tenebrosas pesadillas con extrañas criaturas, contadas con la personal prosa de Lovecraft, obsesiva y en ocasiones hiperdescriptiva, que tanto me recuerda a la de Conrad, otro de mis referentes literarios.

Abajo, parte de los iconos de la colección, que incluyen escarapelas y sellos conmemorativos de la expedición:











Y una lámina con la colección completa:
La novela, en la línea de “Gordon Prim” del también genial Edgar Allan Poe, relata los sucesos que acontecieron a los miembros de una expedición antártica de la imaginaria Universidad de Miskatonic. Todo ello en una atmosfera de malos presagios tan habituales en la literatura lovercraftiana, plagada de terroríficas presencias sobrenaturales y criaturas del inconsciente, que fueron comentadas por el propio Borges, tan amigo de “seres imaginarios”.

La expedición compuesta por geólogos, biólogos y físicos, se adentra en la meseta antártica explorando una cordillera montañosa en la que encuentran hallazgos de una antigua cultura de criaturas aparentemente extintas. Pero se iban a llevar más de una inquietante sorpresa, y no precisamente tranquilizadoras.

Referencias a Conrad, Poe, Borges, terror gótico... pero como no me iba a fascinar Lovecraf.

Abajo, ilustraciones de la adaptación al comic de A. Breccia

Para no ser menos, hasta nuestro inquieto reportero Tintín se adentró en las Montañas de la Locura.
Si leeis la novela, que fue escrita en 1.931, veréis de donde han sacado su inspiración todos aquellos que quieren crear terror con criaturas con tentáculos, o reconoceréis a esos perros que ladran a los “malos” (“Terminator” de Cameron), o a las criaturas enterradas en el hielo polar (“La Cosa”, de John Carpenter), o las menciones al Necromicón (“El Ejercito de las Tinieblas” de Sam Raimi, o “En la boca del Miedo” de Carpenter).

Saber más:

El enlace para la descarga gratuita de los iconos
Fila 1. A la izda: la novela. La Esfinge de los Hielos, de Verne, "La Aventuras Arthur Gordon Pym", de Edgar A. Poe, y a la dcha: reciente recopilación de Valdemar de la obra de Lovercraft en 2 tomos. Son volúmenes de muy cuidada edición, con numerosas referencias y comentarios. Una delicia. En las Montañas... está en el tomo 2.
Fila 2: El comic de A.Breccia. Y si nos van als expediciones polares: El libro de Cherry-Garrard, posiblemente el libro de viajes que más me ha impresionado, y que narra la trágica expedición de Scott al polo sur. La reciente edición del libro de Amundsen. Y una Antología, breve guía de la obra de Lovecraft, con abundantes ilustraciones:
Fila 3. Y no podía faltar, el imprescindible reportaje gráfico de las aventuras de Shackelton.























H.P. Lovecraft os desea… “tenebrosos” sueños


3 comentarios:

nyc personal injury lawyer dijo...

I like your style: brief and informative. Good job!

Dani dijo...

hola soy Daniel y ante todo felicitarte por tu web sobre los piolets de madera,, me he comprado un piolet Stubai en un anticuario y comparando con tus datos sobre ellos deduzco que se trata como me dijo el vendero de los años 40 del servicio de rescate austriaco. Si me dices tu correo te puedo mandar alguna foto ya que es curioso porque no tiene sello de factoría sino una Cruz pequeña junto a la marca. un saludo

Dani dijo...

mejor te paso el mío,, danielynatalia@hotmail.com